Mi tienda está cada día más preciosa

Mi tienda está cada día más preciosa y sigo aquí.

Me preguntáis por mi ausencia y no me he ido. Llevo varias semanas trabajando en mejorar mi proyecto y, aunque no esté totalmente acabado, he adelantado mucho.

Sigo cada día en la tienda para atenderos personalmente y para charlar un ratico. Me gustan vuestras visitas y ya sabéis los que habéis pasado por allí, que la puerta de mi tienda está cada día más preciosa, que cada mañana el sol nos acoge en la puerta.

Has visto qué bonita está mi tienda…???

Es primordial para mí tener en perfecto funcionamiento mi página web para que tengáis más facilidad a la hora de ver mis productos y para que vuestras compras os sean más fáciles de hacer.

Sigo entregando cada encargo y sigo inventando eventos y talleres porque no sé estar quieta. Pero cada día he ido haciendo fotos, tomando medidas y redactando descripciones de los productos. Aprendo gracias a la ayuda de Lucía, el complicado funcionamiento del mundo virtual. Creo que lo voy consiguiendo y cada vez que la lucecita interna se pone en verde, mi alegría y mi orgullo por otro trabajo bien hecho me hace sentir mejor.

Mi tienda y mis proyectos crecen cada día. Y eso importante que ya que estoy sola para llevar todo este lío en el que me he metido. Por eso busco la mejor manera de facilitar las ventas. Esto me servirá para sacar tiempo para crear y coser. Espero que también me permita tener tiempo para salir un poco más y disfrutar y conocer otras personas y otros mundos.

Y otro de los cambios que voy a realizar es la publicación de mis historias. Durante mucho tiempo he escrito casi diariamente historias para acompañar las fotos de mi trabajo.

Quienes me conocéis sabéis que me gusta escribir mis sensaciones. Disfruto inventado pequeños cuentos, me encanta poneros la piel de gallina porque os emociona mi manera de ir cosiendo palabras. Pero no puedo con todo…

Mientras coso aprendo a gestionar mi tiempo…

Escribir cada día requiere tiempo y concentración y se lo estoy quitando a mi descanso. Además, estoy más sensible últimamente y al escribir voy «desnudando» mis emociones más de la cuenta. Creo que ahora me apetece estar un poco escondida, hacerme un poco invisible y no mostrarme tanto al mundo.

Pero no me iré del todo. Me comprometo a escribir una vez a la semana pero será por aquí, por el sitio que creo que debe ser porque es mejor para mi proyecto de La Fábrica de Cojines.

Yo espero que sigáis leyéndome por aquí, os podéis suscribir y recibiréis un email en vuestro correo cada vez que escriba una historia. Así estaréis al tanto de cada nuevo producto que suba a la tienda virtual.

Será, por ahora, una historia semanal a la que pondré mi alma y la adornaré con fotos entrelazadas para seguir enamorándoos un poco cada día.

Espero que habléis de mi trabajo a vuestros amigos. Y así, cada vez gracias a vosotros y a la magia de mis cojines, el proyecto en el que estoy inmersa se verá recompensado.

Mi tienda está cada día más preciosa y está así para vosotros.

Es mi mayor deseo que la gente me quiera. Y en el fondo de mi alma, os puedo garantizar que cada vez que abrazáis un cojín hecho por mí, siento esos abrazos que tanto necesito y agradezco.

6 respuestas

Añadir un comentario

Tu correo electrónico no será publicado. Los campos requeridos están marcados